Nos vemos tal y como somos en los demás

Esta tarde, estaba en el tren de camino a casa cuando de repente se escucha una discusión entre 2 adolescentes y una señora mayor.   La señora mayor estaba muy enojada por que alguien se rió de ella. La discusión no paró en ninguna parte y causó que la señora se enojara aun más. Este acontecimiento tiene doble cara. La señora pudo haber tomado eso de 2 maneras: La primera es que pudo haberlo ignorado a los adolescentes, y la segunda es que pudo haberlo confrontado los adolescentes para defender su persona y su orgullo. Empero la señora eligió la segunda, la cual trae sufrimiento. Por qué eligió la segunda?   Por qué mejor no eligió la primera y así no tenia que enojarse ni causar tanto drama? Porque ella está en ese nivel. Porque así es como ella es interiormente; Se pudo ver a si misma. Pueden pensar: “Pero esos chicos no debieron reírse de ella.” Ciertamente no debieron, pero ese es el problema de los chicos, no de la señora.

Cada quien es libre de hacer lo que quiera, y si pasa una situación en la cual alguien hace algo que no te agrada, pues es a ti que no te agrada, porque a otro le puede llenar de alegría.  No es la situación que es mala o buena, es como tu la tomes. Si decides tomarla de una manera que te haga sentir irritado, pues ese es tu problema, no de la situación. Deberíamos agradecer que esa situación paso porque nos mostró tal y como somos interiormente. En vez de culpar adolescentes, el mundo, política, sistemas, etc, deberíamos enfocarnos en nosotros.

Las personas son como un espejo que nos permiten ver nuestra psicología interior y todos nuestros defectos. Ese espejo es muy importante para el desarrollo personal consciente. Debemos darle buen uso y empezar a vernos como somos para así poder terminar con el sufrimiento de una vez por todas. Porque uno de los propósitos principales que cada uno de nosotros tenemos aquí en la tierra, es la liberación de uno mismo; La liberación de todo ese sufrimiento que cargamos por dentro, ya sea pequeño o grande.

Cuando decimos que una persona nos “cae mal” es porque vemos nuestros defectos con la ayuda de esa persona. Nunca es la persona la que en verdad nos cae mal, si no que nosotros mismo no aceptamos la manera que percibimos a esa persona. Nos vemos cara a cara con esa otra parte de nosotros.  Porque en verdad los demás nos ayudan inmensamente en el plano espiritual. Pero nosotros juzgamos y culpamos equivocadamente a los demás.

Entonces, la próximas vez que te observes enojado, resentido, celoso, presumido, ofendido, etc, es tu problema. No culpes a más nadie ni a más nada, porque eso lo que te hace es engañarte a ti mismo y te aleja de poder liberarte de ese sufrimiento. De la única manera que acabas con ese sufrimiento es reconociendo que eres el principal causante de este mismo. No es Juan, ni el gato, ni tu esposa/o. Todo esta en ti.

 

 

 

 

 

Advertisements

5 errores que cometemos todos los días

Aquí estudiamos 5 malos hábitos muy comunes, los cuales hacemos casi todos los días. 

1- Usar mucho tu “smartphone”

Esto es normal en esta nueva era tecnológica, pero eso no implica que sea saludable. Pasar tanto tiempo en un celular te desconecta de la vida normal; tu mente se proyecta a casi todos los lados menos en el momento presente. Entonces, el problema  yace en que estas redes sociales crean cierto tipo de adicción, que sientes como que te llaman a chequear  quién te hablo, qué te dijeron o qué está haciendo fulano. Es bueno socializare y hablar con tus seres queridos, más cuando esta acción se lleva a tal extremo, que corta el momento que compartes con los seres queridos presentes a tu lado, es grave.

2- Comer casi lo mismo todos los días

Una dieta sana es el primer paso para un cuerpo sano. Empero, no se puede tener todo lo necesario en un día, tenemos que variar nuestra dieta. La mejor forma es nutrirse de información sobre cuales alimentos comer y cuales hacen daño. El Internet nos da facilidad para hacer todo esto.
Ahora, quiero mencionar que la carne y la azúcar son muy dañinos y los comemos todos los días. Estudios han comprobado que comer carne todos los días incrementan el riesgo a tener cáncer.  También la azúcar que encontramos en refrescos, donas,  y dulces, es muy muy dañina para tu cuerpo. El numero de problemas que causa la azúcar es tan grande, que mejor no los menciono en esta entrada. Aquí les dejo un enlace.

3- Beber poca agua

Con tanto entretenimiento que hay últimamente, aveces se nos olvida beber mucha agua. El agua es muy saludable para tu cuerpo. Te ayuda a: Perder de peso, limpiar la piel, reduce el riesgo de cáncer, mejor estado de animo, elimina dolores de cabeza, desintoxica el cuerpo, y muchos beneficios más. Pero si no bebemos agua, aparte de no obtener estos beneficios, vienen los problemas opuestos a todo esto que mencionamos.

4- Cepillarte

Si te cepillas con flúor (Colgate®, ejemplo), estás en serios problemas saludables. Estudios de toda índole, han comprobado que el flúor es dañino para tus dientes, huesos, sistema digestivo y glándula pineal. Aparte de que el agua de beber también esta contaminada con flúor (en muchos lugares le agregan flúor al agua de la llave, por ejemplo en Estados Unidos),  algunos alimentos también contienen este químico venenoso. Está por todas partes.
Hay dos razones por la cual el gobierno está haciendo esto : La primera es porque no saben que es dañino, y la segunda es porque saben y quieren que las personas se enfermen para ellos poder hacer más dinero. Algo me dice que la razón es la segunda.

5- Nos rodeamos de información que encaje con nuestras creencias

Tenemos esa tendencia de relacionarnos con personas que piensen como nosotros. Mientras que esto suena “bueno”, en verdad esto significa que nosotros inconscientemente rechazamos eso que amenaza nuestra manera de ver la vida, porque nos rodeamos de amigos y personas que confirmen lo que ya nosotros pensamos. A esto le llaman sesgo confirmatorio.

Aún somos niños

Desde pequeño siempre nos ha gustado divertirnos. Jugábamos con juguetes todo el día y  nos apegábamos a ciertos juguetes especiales, que si se atrevían a quitárnoslo, el atacante era castigado con un grito feroz y paralizante! Pero todo volvía a la normalidad si nos devolvían  lo que era nuestro.  Solíamos identificarnos con cualquier personaje en la televisión; Decíamos “Ese soy yo, el ninja! jiiiaaaaa!” Así también nos identificábamos como con cualquier otro objeto. Y siempre que veíamos que nuestro amigo tiene un juguete que nos gustaba, lo queríamos! Se convertía en nuestra nueva pasión!  Empero, habían ciertas cosas que no nos agradaban. No queríamos que nadie nos pongan sobre nombres “malos” porque nos enojábamos y llamábamos a mama para que nos vengara. Tampoco permitíamos que nos gritaran o nos hablaran mal porque emprendíamos a llorar. No queríamos compartir comida porque esa era nuestra única comida para todo el día y es mejor no darle a nadie para no arriesgarse a pasar hambre. Asimismo, nos revolcábamos en ira y tristeza por no ir a la escuela o por no irnos a bañar. Pero nuestra mami llamaba al “cuco” y teníamos que bañarnos porque nos daba mucho miedo y no sabíamos de lo que era capaz ese ser omnipresente de las tinieblas. Ese era nuestro comportamiento cuando eramos niños.

Sin embargo, no hemos cambiado en nada. Aún solemos apegarnos a las cosas que adquirimos; Ya sea un carro, casa, celular, etc. Todavía nos enojamos fácil si nos “faltan el respeto” o si nos “ofenden.” Aún nos identificamos con las situaciones de la vida, creencias e ideas, posesiones, y mucho más que cuando eramos niños. Incluso, nos atrevemos a enojarnos (pero mucho peor) con cualquier tontería hasta más insignificante que perder un juguetito. No obstante a eso, cualquier persona puede controlar nuestro estado de animo a su gusto. Aún  nos ilusionamos con cualquier cosa, peleamos y discutimos con nuestros amigos, le tememos al cuco (solo que con otro nombre), etc, etc y etc. Seguimos igual que cuando eramos niños o peor.

La gravedad del caso es que nos creemos adultos avanzados e inteligentes; Nos creemos civilizados y maduros. Miramos a cualquier  chico desde lo alto, y les decimos “Muchacho, deja de llorar por un esa tontería.”  Mas nos angustiamos por cosas igual de tontas, que nuestra mente las clasifica como “muy importantes” pero que en verdad no tienen la menor importancia. Lo que verdaderamente importa es nuestro estado interior. Nada es más importante que tu sentirte en armonía y paz contigo mismo y con los demás.

Educamos a los niños de una manera muy infantil -Con discusiones, peleas y  cucos- y así esperamos que ellos maduren? Somos niños criando mas niños; Ciegos guías de ciegos. Todavía no hemos crecido y así nos creemos muy civilizados y maduros. Aún somo victimas de las circunstancias y en un grado mucho mayor al que cuando eramos pequeños. Y exactamente eso es que seguimos enseñando a nuestros hijos. Y si no lo hacemos nosotros, lo hacen la músicas que están a la moda, las telenovelas, películas, etc. Todo esto es difícil de romper, cierto. Pero lo más difícil, es darse cuenta a fondo de que aún solo crecimos físicamente.

Tú no eres tu mente

 

Detrás de los pensamientos está aquel que está siendo testigo de los pensamientos.

En silencio, puedes observar tus pensamientos.

Si puedes observar tus pensamientos, significa que no eres esos pensamientos. Eres la consciencia que presencia todo eso.

Las circunstancias no son buenas ni malas, la mente es la que las etiqueta.

Los problemas solo existen en tu mente.

Ser mente es “No estar presente. No estar consciente del ahora.” Usar la mente no implica estar inconsciente del momento presente.

Lo que no está ahora, no existe. Solo existe el momento presente, el ahora. No está el pasado, no está el futuro, solo hay un eterno ahora. Vivir es estar presente, es estar consciente de todos tus sentidos. Vive.

No eres lo que piensas de ti ni lo que piensan de ti. No eres lo que te pasó ni lo que te pasará.

La verdad no yace en más respuestas si no en menos preguntas.

La mente es un instrumento que debemos aprender a tocar. Pero por desgracia nos toca a nosotros.

Mente abierta quiere decir “Libre de pre conceptos o creencias” o puesto mas simple “No mente, solo presencia.” Mente cerrada quiere decir “Pre-conceptos, ideas, expectativas, suposiciones” o puesto mas simple “Mente que no cambia” . La mente funciona mejor abierta, como un paracaídas.

Observa tu mente y encontraras que el pensar excesivo es dañino para ti. Esos pensamientos involuntarios que no están bajo tu control, son perjudiciales.

Usa tu mente a tu favor y cuando sea necesario. No sigas permitiendo que te use.

La iluminación es estar por encima de la mente. Buda, Jesús, Krishna, Lao Tzu, etc., llegaron a ese estado de iluminación, o conocido también como  “el fin del sufrimiento.”

Los animales son nuestra familia

Es increíble como nos creemos seres superiores a todos los animales cuando terminamos haciendo cosas mucho mas degeneradas que cualquier organismo en este planeta. El  hecho de que el planeta ha estado sufriendo desde que estamos en el tope de la cadena alimenticia, es algo que no se puede ignorar meramente. Cometemos toda índole de atrocidades contra las especies de este planeta, y lo peor es que ni remotamente nos damos cuenta de que esto es muy perverso.

No deberíamos comer carne
ilustraciones-satiricas-sobre-animales-en-lugar-de-personas-18

Los animales son nuestra linda familia, nunca deberíamos hacerles algo tan injusto. Esto no solo perjudica nuestra salud física, si no también nuestra salud espiritual. De la misma manera que amamos la raza humana y no comeríamos humanos, así también debemos pensar de los animales. El cerdo no es nada diferente a un perro, gato, paloma, etc. Incluso son mas inteligentes que los perros, igual de cariñosos, leales y amigables (según estudios científicos). Ni los pollos, camarones, peces, vacas y ni tampoco el cerdo quieren ser comidos, ellos luchan por su vida y por su libertad. Así como no nos atreveríamos a comernos nuestra mascota, así también deberíamos de no comer ninguna otra especie. Porque elegimos ciertas especies para que sean comidas? No entiendo la razón, pero de donde sea que venga esa mala costumbre, es algo que no deberíamos seguir haciendo.

 

No deberíamos aprisionarlo 
ilustraciones-satiricas-sobre-animales-en-lugar-de-personas-3

Los animales no existen para satisfacer nuestros gustos. No es su propósito servirnos solamente a nosotros. Los zoológicos son un lugar en el cual no querríamos estar por el resto de nuestras vidas solo para darle diversión a los humanos.  Las jaulas y peceras no son un lugar donde las aves y los peces quieren estar. Por esa razón es que no debemos seguir manteniendolos bajo nuestro control. Todo ser vivo tiene derecho a la libertad.

No de deberíamos consumir sus productos
ilustraciones-satiricas-sobre-animales-en-lugar-de-personas-20

No existe ninguna diferencia entre nosotros y los animales; ambos somos seres vivos, dotado de sentidos y con cierto grado de consciencia. Cualquier persona con un poco de empatía hacia la naturaleza, puede darse cuenta de esto por sí solo. Pero lamentablemente estamos en un grado de consciencia tan bajo que ni por casualidad nos ponemos en el punto de vista de esos pobres animales que tan mal los tratamos. Por ejemplo: esas fabricas de huevos (no son granjas, no se merecen ese titulo) le hacen un gran daño a las gallinas; las mantienen en jaulas por toda su vida solo para que pongan huevos y luego cuando no pueden poner mas, las ejecutan; Y a las vacas le hacen algo similar o peor. Si se investiga a fondo el gran maltrato que se le da a esos animales, les aseguro que van a querer ayudarlos.

Los animales son nuestra familia. No hay porque tratarlos de esa manera tan injusta. Pero no solamente estos temas que tocamos son las únicas cosas abominables que causamos, si no también muchísimas cosas más… y solo porque nos beneficia. Tenemos que ser mas empáticos y ponernos en su punto de vista, así comprenderiamos que no es nada agradable todo eso que hacemos.

 

El dinero no debería de existir

Este sistema económico no debería ser primordial para nosotros. Desde su existencia, las injusticias y desequilibrio en nuestra comunidad ha incrementado drásticamente.

El dinero esta en todas partes, y todo el mundo lo quiere. Necesitamos dinero para pagar la renta, comprar comida, etc. Todo lo material se adquiere con dinero, por ende nuestro deseo de conseguir esa forma de “poder concentrado” o  “felicidad en papel”,  es grande. Pero acaso hemos pensado -siquiera remotamente- si esto es positivo? Comúnmente no. Desde pequeños nos implantaron que debíamos estudiar, tener una profesión y ganar dinero. Nos decían que esto es “bueno.” Entonces, nuestro enfoque principal se convierte en el dinero. Y hasta llegamos a confundirnos en si deberíamos estudiar algo que nos guste o algo que nos deje mucho dinero. Creamos esta ecuación matemática simple pero errónea: Dinero = Felicidad. Entonces, la búsqueda de la felicidad se remplaza por la búsqueda del dinero. He aquí donde empezamos a caminar por el camino equivocado.

Entonces, lo que mantiene viva esta sed del dinero, es la dependencia que creamos hacia este. Una vez que se empieza a ganar dinero, comenzamos a involucrarnos en asuntos costosos. Mientras más se tiene, más lejos se apunta; lo que resulta en una dependencia más grande de dinero. Ejemplo: Si nuestro salario es bajo, es común que no se haga más que sobrevivir. Si es intermedio, tendemos a comprometernos con cosas como; autos costosos, apartamentos lujosos, y así por el estilo. Pero si es extraordinario, guardaespaldas contratamos. No conforme con los muchachos que arriesgan su vida para cuidarnos, nos mudamos a una zona mas “rica” y dejamos atrás esas amistades sinceras solo porque la área nueva es “mas segura.” Creamos este tipo de dependencia que ya nos resulta casi imposible de salirse del sistema del dinero, el cual es  tan injusto.

Este sistema económico esta  al extremo de la balanza. El que tiene dinero puede: crear negocios, tener empleados, tener muchas propiedades, excelente educación, magnifico seguro medico, tener una gran familia (hasta 20 muchachos si quiere y si le alcanza), y mucho más. El que no tiene dinero puede: ser empleado, pedir, tomar prestado, robar, pagar renta cara (siempre sera cara porque no tiene), mediocre educación/asistencia medica, tener un hijo por accidente y sufrir esto multiplicado por 2 (si salen mellizos, elévese al cuadrado “^2”). Es muy injusto, verdad? Ahora, si es tan injusto, Por qué lo apoyamos? Por qué creamos cada vez mas dependencia de el? Toda clase de ideas que nos lleguen a la cabeza -si tenemos dinero suficiente- la hacemos: Pagamos una renta costosa, compramos un auto del año, compramos de todo menos lo saludable y necesario, y así sucesivamente.  Lo que menos pensamos es en como dejamos de depender tanto en este sistema y como podemos ayudar al que no tiene puertas abiertas. Es injusto y seguirá así hasta que lo sigamos permitiendo.

La raíz del problema está en el querer. Cuando se quiere -particularmente lo que menos necesitamos-, se sufre. Se sufre o por no obtener lo que queríamos o por perder lo que queríamos. Cuando conseguimos dinero, nos llegan muchas ideas de  qué podemos hacer con el. Pensamos hasta muy lejos y dicho pensar nos lleva a la codicia. Por ende, codiciamos mas dinero porque el que tenemos no es suficiente para hacer el proyecto que -supuestamente- nos hará feliz. En fin, cuando uno deseaba solamente con poder llenarse el estomago, termina hasta consumiendo alcohol -o cualquier otro vicio- si aparece dinero suficiente.

La solución? En verdad hay muchas maneras de contribuir, pero entiéndase que de la noche a la mañana no va a dejarse de usar. Sin embargo, hay muchas cosas que reducirían el uso del dinero. Haciendo todo esto más a menudo ayudaría mucho a luchar en contra de este sistema. Por ejemplo:  Reducir la dependencia, dejar de codiciar, usarlo para lo importante, hacer muchos trabajos gratis (Por gratitud y servicio. Por que le gusta.), ayudar al mundo en general; limpiar parques, donar ropa/comida, hacer servicios comunitarios, etc. Se pueden nombrar un sin numero de soluciones para salirnos cada vez mas de ese sistema económico. Porque hasta que sigamos con este sistema del dinero,  habrá hambre, guerras, delincuencia, codicia insaciable, y una inmensa cantidad de inconvenientes más.